A día de hoy no se lo que significa una boda, puede tener tantas interpretaciones… me dedico a fotografiar estos eventos, lo llamo así porque así le llaman… y si, no se si tienen algún sentido o no. De lo único que estoy seguro es de la importancia que tiene para sus protagonistas. Y cuando voy a una boda no voy con expectativa alguna, simplemente voy a encontrarme con lo que veo, y eso que veo dejarlo grabado en imágenes estáticas que por sí solas transmitan lo que ha pasado en esa pequeña fracción de tiempo que tarda el obturador de la cámara en abrirse y cerrarse. Y no es un apretar el disparador a discrección… es sentir lo que cada persona que está a tu alrededor siente, y sobre todo, no dejar nunca de mirar a los ojos de todas esas personas que están delante de tu ojo… las miradas… las ventanas que nos delatan, esas ventanas que con sólo mirarlas nos dicen que sentimos en nuestro interior. Las miradas… cada una de estas fotos esconde una sensación, una emoción. Puede que mi técnica tenga lagunas, puede que no haya esas fotografías tan visuales, pero lo que si intento es que en cada una de mis imágenes haya miradas, haya ventanas a través de las que podamos ver personas y con ellas sensaciones.

Nunca dejéis de mirar a los ojos… ellos son Juan, Leti, y todo su universo…

Leave A

Comment